Tecnologías disruptivas al servicio de China

El ejemplo de los innovadores chinos en el campo de la ecología puede ser útil para el liderazgo de empresas industriales que sufren emisiones en las regiones rusas. En la ciudad de Xi'an, se lanzó un prototipo de instalación híbrida de aire urbano a partir de emisiones nocivas y smog.




La "aspiradora" de aire se encuentra en la etapa experimental del proyecto, pero ya ha mejorado la pureza del aire urbano en un 19%. La propia "aspiradora anti-smog" de Siyan es una tubería de 18 metros de altura y techos de cristal con colectores solares con una superficie de unos 10 kilómetros cuadrados. La instalación funciona así: aspira el aire sucio de la ciudad y lo conduce a través de una tubería a través de un sistema de filtros, donde a una altura de dieciocho metros libera aire purificado a la atmósfera de Xi'an. La energía ecológica para la operación anti-smog la aporta el sol, cuyos rayos son captados por el sistema de paneles instalados en los techos.

El costo de esta instalación ecológica en todos los sentidos es de unos 2 millones de dólares, que no es tanto para el presupuesto de una ciudad china. Según las estimaciones, se pueden necesitar hasta diez instalaciones de este tipo para limpiar completamente el aire de las emisiones nocivas en la ciudad de Xi'an.

Las dudas escépticas se expresan principalmente en cuanto a la conveniencia de utilizar energía solar pasiva y la necesidad de destinar grandes superficies para ello. Sin embargo, el principio mismo de limpiar la atmósfera urbana es interesante y la necesidad parece innegable. Los habitantes de la ciudad de Chelyabinsk, agotados por las emisiones, por ejemplo, se alegrarían de ver una docena de tuberías nuevas en la ciudad, que no la envenenarían, sino que la limpiarían para variar.
  • Fotos utilizadas: https://inhabitat.com/
información
Estimado lector, para dejar comentarios sobre la publicación, usted debe login.