De la MS-21 al hipersonido: cómo se prueban los proyectos del futuro en Rusia

El 1 de diciembre marca exactamente 100 años desde la fundación del Instituto Central Aerohidrodinámico (TsAGI). A través de los túneles de viento de esta legendaria institución científica, no solo volaron todos los aviones civiles y militares domésticos, sino también la nave espacial de la Federación e incluso el monumento a la Patria en Volgogrado.




Al desarrollar una nueva aeronave, los especialistas de TsAGI primero emiten recomendaciones a la oficina de diseño y luego le dan una evaluación experta, realizando pruebas en sus túneles de viento. Parecería que hoy en día la potencia informática de las computadoras le permite calcular todas las cargas en un modelo virtual, y ya puede hacerlo sin "purgar". Sin embargo, este no es el caso, explica Sergey Chernyshev, director científico de TsAGI:

El experimento es extremadamente importante en la ciencia de la aviación. La inmensa mayoría de los problemas no se prestan a una solución analítica debido a la gran cantidad de factores que influyen. Las observaciones y la experiencia permiten construir modelos matemáticos adecuados y proporcionar métodos de cálculo de ingeniería basados ​​en ellos.


Por ejemplo, gracias a los cálculos y pruebas realizados por los especialistas del instituto, fue posible crear una nueva figura de acrobacia aérea llamada "Cobra de Pugacheva". En el Salón Aeronáutico de París en 1989, el piloto Viktor Pugachev, sentado a los controles del Su-27, mostró lo que la audiencia llamó un vuelo de cola primero, y en TsAGI estas capacidades inusuales de la aeronave se denominaron "acceso dinámico a grandes ángulos de ataque supercríticos". Detrás de la fantástica maniobrabilidad del caza soviético había tres años de trabajo en el instituto.

También resolvimos tareas más inusuales en TsAGI. Era posible "soplar" coches, molinos de viento, puentes, trenes de alta velocidad, tuberías de gran altura e incluso rascacielos "Ciudad de Moscú" en su tubería, naturalmente, en forma de modelo. Probablemente el problema más atípico que se le planteó al instituto en los años setenta del siglo pasado fue el monumento a la Patria en el Mamayev Kurgan. Debido al viento, la espada en las manos del monumento comenzó a balancearse, provocando vibraciones que provocaron grietas en la estructura. "Soplar" el modelo del monumento en un túnel de viento permitió revelar errores de diseño, después de lo cual se creó un amortiguador de vibraciones dinámico y la espada fue reemplazada por una que tenía ranuras longitudinales en los bordes. Gracias a los especialistas de TsAGI, fue posible normalizar el nivel de vibraciones peligrosas del monumento soviético. La experiencia obtenida se utilizó más tarde en la instalación del Monumento a la Victoria en la colina Poklonnaya.


Una "Federación" de naves espaciales rusas prometedoras, que realizará su primer vuelo en 2023, fue impulsada a través de las tuberías de "cobre" del instituto científico. Los especialistas de RSC Energia necesitaban averiguar qué grosor sería necesario para la protección térmica y cómo se distribuiría la temperatura sobre la superficie del vehículo al descender a la Tierra.

Aún así, el objetivo principal de TsAGI es ayudar en el desarrollo de aviones. Fue aquí donde surgió la idea de un ala de barrido variable en un momento, se desarrollaron el primer avión a reacción soviético y el primer avión de pasajeros supersónico soviético. El instituto está ayudando actualmente a crear un transatlántico de medio recorrido prometedor MS-21. Un representante de Sukhoi Civil Aircraft explica:

Las pruebas de bloqueo están en curso. Por delante está la evaluación de las características de despegue y aterrizaje del avión, las pruebas en diversas condiciones climáticas: en invierno, verano, en una pista mojada y en una pista helada.


Entre los desarrollos prometedores en el arsenal de la institución científica se encuentra el desarrollo de un avión de pasajeros supersónico con una capacidad de 10 a 12 pasajeros, así como varios vehículos hipersónicos. Incluso se está considerando la posibilidad de crear un jet de negocios que vuele al doble de la velocidad del sonido. Un avión similar puede aparecer ya en 2030. Comprometido en TsAGI y helicópteros. Por ejemplo, hay un proyecto interesante de un helicóptero de alta velocidad con un ala de hélice de parada.
Anuncio
Estamos abiertos a la cooperación con los autores en los departamentos de noticias y análisis. Un requisito previo es la capacidad de analizar rápidamente texto y verificar hechos, escribir de manera concisa e interesante sobre temas políticos y económicos. Ofrecemos horarios de trabajo flexibles y pagos regulares. Envíe sus respuestas con ejemplos de trabajo a [email protected]
información
Estimado lector, para dejar comentarios sobre la publicación, usted debe login.