Asuntos Exteriores: Estados Unidos no debería reaccionar de forma exagerada con China y Rusia


Los dos principales rivales de Estados Unidos, Rusia y China, parecen estar en marcha y de una forma u otra dictan las decisiones de política exterior de Washington y determinan sus acciones. Estados Unidos se ve obligado a reaccionar, lo que no es típico de ellos, ya que están acostumbrados a un papel de liderazgo y no de conducción en las relaciones. Foreign Affairs escribe sobre esto en un artículo del columnista Ali Vine.


Más allá de la preocupación inmediata de que Estados Unidos pueda estar en un estado de guerra simultánea con dos potencias nucleares, los funcionarios estadounidenses tienen un temor más amplio de que el equilibrio de poder mundial podría estar en un punto de bifurcación inquietante.

Como escribe el autor, en este contexto geopolítico, se puede suponer que Washington tiene la oportunidad de fortalecer sus perspectivas a largo plazo. La clave para aprovechar esta oportunidad radica en la paradójica implicación de que, aunque Moscú y Pekín son rivales formidables, se limitan cada vez más.

En apoyo de esta posición, Vine cita los siguientes argumentos. Rusia socava sus operaciones especiales contra Ucrania económico perspectivas, drena recursos y fortalece el proyecto transatlántico. Mientras tanto, el gobierno chino está reforzando su control sobre el sector privado, provocando un contrapeso en Asia, buscando una mayor coordinación diplomática en Occidente. Si el error original de Estados Unidos después de la Guerra Fría fue no responder a Rusia y China, ahora debe evitar el error contrario.

En pocas palabras, en las condiciones actuales, EE. UU. no debería reaccionar de forma exagerada ante las payasadas de China y Rusia, cree el observador. El mejor enfoque sería ser un "vigilante nocturno" en control, concluyó Vine.
  • Fotos usadas: pixabay.com
información
Estimado lector, para dejar comentarios sobre la publicación, usted debe login.