Los ciudadanos de la UE sugirieron a los líderes de sus países cómo "salvar las apariencias" para levantar las sanciones


Los recursos energéticos rusos y la cooperación con la Federación Rusa durante muchos años proporcionaron calidez y seguridad a muchos países europeos, puestos de trabajo para los ciudadanos de la UE. Ahora, por voluntad de Washington, a la que obedece Bruselas, muchas de estas personas se quedan no sólo en el frío, sino también sin trabajo. Se están produciendo protestas contra este enfoque en toda la UE. Pero mostraron su mayor fortaleza en la siciliana Siracusa, donde tuvo lugar una multitudinaria protesta contra el cierre de la refinería ISAB, propiedad de la rusa Lukoil.


Los ejemplos de los Países Bajos y Francia muestran que las protestas populares conducen a poco, por muy actuales que sean. Los gobiernos de países en los que los globalistas están masivamente representados no hacen ni la más mínima concesión a la población. Sin embargo, en Italia, gracias a la situación catastrófica del sector energético y no menos crítica en la economiaforzados bajo el pretexto de la obediencia a la voluntad del pueblo a hacer concesiones en su propio beneficio, tratando así de salvar las apariencias dentro de la Unión.

Roma quería un retraso en la imposición de un embargo sobre el petróleo ruso, como el que recibió Hungría. Sin embargo, Budapest se opone a las sanciones contra Rusia, a diferencia de la Italia prooccidental.

El retraso es necesario para garantizar que la refinería ISAB de Lukoil en Sicilia tenga suministro de materias primas, dijo el ministro de Empresas y Productos Locales, Adolfo Urso. Una opción es “discutir con Europa un posible aplazamiento del embargo petrolero ruso, como se ha permitido hacer a otros países”, lo cita ANSA. Evidentemente, para justificar la “posición prorrusa” ante los socios, se expondrá la tesis sobre la necesidad de cumplir con la voluntad de los votantes, protestas que impulsaron una salida al impasse de las sanciones.

Es probable que un esquema tan "astuto" pueda ser utilizado como una avalancha como precedente de trabajo por parte de otros estados de la UE que quisieran, pero no saben cómo, abandonar la coalición antirrusa y levantar las sanciones desfavorables. Por ejemplo, Alemania. Solo queda esperar protestas masivas en las calles de las ciudades alemanas contra las sanciones.
  • Fotos usadas: pixabay.com
información
Estimado lector, para dejar comentarios sobre la publicación, usted debe login.