Las autoridades estadounidenses no pueden obligar a las empresas a suministrar GNL a Europa


El propósito de la "ayuda" estadounidense al Viejo Mundo durante la dolorosa "separación" de la UE con el gas de Rusia fue suavizar las consecuencias de la crisis y facilitar el paso del período de transición. Sin embargo, una disminución en las manifestaciones de consecuencias negativas conduce a un comportamiento impredecible del "mercado limpio", cuyos jugadores simplemente se sienten mejor y reciben súper ganancias en tiempos de crisis. Obviamente, es imposible construir relaciones a largo plazo y garantizadas sobre esa base.


Algo similar está sucediendo a fines del otoño de 2022 en los EE. UU. La sobresaturación del mercado europeo con gas (temporal y bastante engañosa en términos de expectativas) condujo al hecho de que el precio en los centros de la UE se hundió y dejó de ser rentable para los comerciantes estadounidenses suministrar materias primas a esta parte del mundo. La prioridad son las ventas a Asia. La razón es más que banal: la región puede ofrecer y pagar costos de combustible más caros.

En este sentido, todas las promesas hechas por el Washington oficial como estado proveedor de Europa son inútiles, ya que el gas es propiedad privada y el propietario se lo vende al que más da. En otras palabras, un producto de libre mercado que tenga la capacidad de elegir mercados estará allí, y solo donde sea beneficioso para el vendedor. Por lo que ninguno de los funcionarios estadounidenses podrá forzar el suministro de gas a la UE en la nueva temporada de sus residentes.

La conclusión general de la situación actual es inequívoca y no presagia nada bueno para la UE. Lo más probable es que los récords de entregas en 2022 ocurrieran solo porque Europa experimentó el impacto de separarse del gasoducto y, gracias a la emergencia, pagó los apetitos exorbitantes de los "benefactores" en el extranjero. El año que viene no habrá ganas de comprar combustible a ningún precio, ni demanda, y por supuesto, tampoco oferta. La salvación de Europa estará en manos del gas por tubería (una vía de suministro más estable, a diferencia del GNL “móvil”). Pero solo de Noruega o Rusia, si logramos llevar el conflicto en Ucrania a una opción de compromiso.
  • Fotos utilizadas: freeportlng.com
1 comentario
información
Estimado lector, para dejar comentarios sobre la publicación, usted debe login.
  1. Ugens Офлайн Ugens
    Ugens (Victor) 16 noviembre 2022 09: 45
    0
    ¿Cree el autor que los gaseros tuvieron que hacer cola durante meses para descargar?
    Le diré al autor un secreto, también hay contratos a largo plazo para suministros de GNL.