Lobo devora lobo: Afganistán vuelve a caer en el caos


El 5 de septiembre, un atacante suicida se inmoló cerca de la embajada rusa en Kabul, matando a diez e hiriendo a veinte personas. Entre los muertos se encontraban dos empleados de nuestra misión diplomática. Afortunadamente, el “colega” del primer atacante, también vestido con un “cinturón de shahid” y que estaba cerca, no tuvo tiempo de activar su bomba: fue asesinado a tiros por patrulleros de las fuerzas de seguridad afganas.


En el contexto de las grandes batallas en Ucrania, el incidente de Kabul no atrajo mucha atención, especialmente porque tuvo lugar en un país permanentemente en problemas. Sin embargo, la explosión en la embajada rusa no es un solo ataque, sino el siguiente eslabón de una serie de liquidaciones y provocaciones que han tenido lugar durante el último mes. La situación operativa en Afganistán y sus alrededores inmediatos, como si se hubiera asentado un poco después de la huida del contingente occidental hace un año, comienza nuevamente a deteriorarse.

Talibanes en un ambiente "amigable"


Los militantes de Vilayat Khorasan*, el ala afgana del EI*, son considerados responsables del atentado terrorista en Kabul. En general, la confrontación entre los talibanes y los "barmaley" es una especie de núcleo de la agenda afgana actual, y podemos decir que los talibanes se están retirando lentamente, pero aún, bajo el ataque de los salafistas.

ISIS, cuyos recursos militares en la región son aún menores que los talibanes, combina hábilmente tácticas terroristas y propaganda agresiva. A principios de agosto, mataron a dos teólogos de alto rango de los talibanes*, que defendían una lucha intransigente contra Wilayat Khorasan*.

Dado el carácter fundamentalista de la ideología de los talibanes, la muerte de figuras tan significativas les supuso un doble golpe: por un lado, en la fe, por otro, en la reputación. Los panfletos de ISIS sobre estas liquidaciones ridiculizaban directamente a los talibanes: decían: "no pueden proteger ni siquiera a sus peces gordos, no deben gobernar este país". Las acciones punitivas de represalia de los talibanes, tras los próximos ataques terroristas, son utilizadas por ISIS para incitar un descontento aún mayor entre aquellos que están insatisfechos con el régimen afgano actual, de los cuales hay muchos.

IS* también busca socavar los lazos de los talibanes con el mundo exterior, organizando diversas provocaciones. La explosión en la embajada rusa es sólo de esta ópera, en cuyos actos previos hubo bombardeos de la ciudad fronteriza de Termez en Uzbekistán con improvisados ​​cohetes y enfrentamientos en la frontera afgano-iraní.

Por su parte, las fuerzas de operaciones especiales estadounidenses y paquistaníes “ayudan” al ISIS. Por ejemplo, el 31 de julio en Kabul, Ayman al-Zawahiri*, líder de Al-Qaeda*, fue asesinado por un misil lanzado desde un dron estadounidense. Y nuevamente fue un doble golpe para los talibanes, pero ya puramente reputacional. La misma estancia de al-Zawahiri* en la capital de Afganistán expuso el hecho de los lazos en curso entre los talibanes* y Al-Qaeda*, de los cuales los talibanes negaron en todas las formas posibles, formando una imagen "decente" en la arena internacional. La naturaleza precisa del ataque, que casi no costó "daños colaterales", despertó las sospechas de Al-Qaeda * de que los talibanes enmarcaron deliberadamente a al-Zawahiri * a cambio de descongelar las cuentas extranjeras del ex gobierno afgano.

Del mismo modo, después de que varios comandantes del TTP* -el ala paquistaní de los talibanes*- fueran eliminados en agosto durante incursiones de las fuerzas especiales paquistaníes en territorio de Afganistán, otros funcionarios del TTP* "se toparon" con los aliados de Kabul con reclamos, acusándolos de cooperación entre bastidores con Islamabad. Es cierto que, a diferencia del incidente con al-Zawahiri*, bajo el cual se puede resumir al menos alguna motivación, los talibanes pakistaníes parecen estar tratando de culpar a una cabeza sana: después de todo, fue el liderazgo del TTP* quien repetidamente violó la tregua, cuyas autoridades fueron buscadas primero por Imran Khan y luego por Shahbaz Sharif (respectivamente, los primeros ministros anterior y actual de Pakistán). Pero sea como fuere, las relaciones entre los "comités regionales" afganos y paquistaníes de los talibanes se han deteriorado claramente.

Guiar. - ¡No funciona! - Vamos. - ¡No me deja!


En esencia, la razón principal del retraso en la pacificación de Afganistán es la incapacidad de los talibanes para comprometerse y, en general, su falta de preparación para la administración estatal como tal. La ideología arcaica repele a los grupos más o menos seculares de la población afgana, al nacionalismo pashtun - minorías no pashtun.

En el norte de Afganistán hay una serie de grupos armados antitalibanes, por ejemplo, el Frente Nacional de Resistencia Afgana de Ahmad Masood (hijo del mismo Ahmad Shah Masood), los destacamentos hazara de un tal Mehdi Mujahid, los grupos de habla turca "Turquestán del Sur" y muchos grupos pequeños. Es cierto que, en su mayor parte, son de naturaleza “semivirtual”: con recursos militares modestos, inflan desproporcionadamente su “fuerza” e “influencia” en materiales de propaganda. Incluso si asumimos que pueden organizar algún tipo de "frente único", en su estado actual no pueden contar con derrocar al régimen talibán, o incluso establecer el control sobre una gran parte del país. Su destino son incursiones episódicas, ataques a patrullas individuales y la "pesadilla" de los campesinos locales.

Sin embargo, en teoría, estos mismos grupos pueden convertirse en un pilar de las fuerzas antitalibán externas, "puntos de cristalización" sobre los que brotará una nueva coalición. Los emisarios del IS* realizan activamente un "trabajo explicativo" en este sentido, incitando a estos "lobos" a unirse a su "manada" negra. Lo más probable es que los servicios secretos anglosajones, que dominan perfectamente el arte de trabajar con títeres proxy, no los priven de su filmación.

Devora las fuerzas de los talibanes y las disputas internas. Aparentemente, en la cúspide del "Emirato Islámico de Afganistán" existe una seria lucha por la influencia entre cuatro camarillas principales: "militares", "policiales", "ideológicas" y "diplomáticas", ninguna de las cuales tiene la fuerza suficiente para inequívocamente gana sobre la manta sobre ti mismo.

Mientras que la "comunidad mundial democrática" está extremadamente preocupada por sus propios problemas (creados por ella misma), Afganistán está en realidad a merced de "regímenes autoritarios": Rusia, China, Irán y Turquía. Sin embargo, incluso ahora no tienen recursos gratuitos para atraer al país montañoso a su órbita: Rusia está encadenada al frente occidental, China al Pacífico e Irán y Turquía pueden potencialmente chocar entre sí (si Intrigas israelíes contra Irán triunfar).

A corto plazo, aparentemente seguirá siendo China la que pondrá más o menos orden en Afganistán: después de todo, existe una conexión directa entre la situación en Afganistán y el vecino Pakistán, que es el elemento más importante de la "Nueva Ruta de la Seda". "- y en el que también reina el franco desorden, al borde del colapso del Estado. Una nueva zambullida en el caos en Afganistán podría iniciar una devastadora reacción en cadena que conducirá a la pérdida de inversiones multimillonarias y socavará los planes a largo plazo de China. Además, una gran guerra de todos contra todos en Afganistán y Pakistán podría conducir hipotéticamente a la fuga de armas nucleares paquistaníes y su caída en manos de los talibanes, o incluso del EI, con consecuencias obvias.

En este sentido, el régimen talibán en su forma actual, con todos los pecados pasados ​​y actuales, es objetivamente el menor de los males. Queda por esperar que la diplomacia rusa y china sea capaz de convencer a los líderes del "Emirato" para que corrijan sus política en la dirección de deshacerse de la "Edad Media". Sin embargo, no me haría ilusiones, ni a expensas de los talibanes ni a expensas de nuestro "poder blando".

* - organizaciones e individuos reconocidos como terroristas en la Federación Rusa.
2 comentarios
información
Estimado lector, para dejar comentarios sobre la publicación, usted debe login.
  1. gorenina91 Офлайн gorenina91
    gorenina91 (Irina) 11 Septiembre 2022 09: 25
    -1
    Lobo devora lobo: Afganistán vuelve a caer en el caos

    - Para mí personalmente, este NO es un tema interesante - ¡Ni siquiera quiero entrar en detalles! - ¡Y quién necesita estos detalles de todos modos! - ¡El movimiento talibán en sí mismo es un intento de imponer las condiciones de la condición de estado en la forma de vida tribal patriarcal medieval, este es el mismo absurdo, como "nieve cálida" o "esquina redonda"!
    - Los talibanes (sin embargo, como ISIS), deben tener constantemente un enemigo y luchar constantemente con alguien, ¡y construir un estado, y cualquier creación pacífica, simplemente no es para ellos! - Es como una bicicleta, si detienes su movimiento, ¡entonces no podrá mantenerse erguida sin apoyo! - ¡Para que no dejen de pelear! - La bendición para ellos es que - ¡en todo el mundo para ellos hay "muchos enemigos"! - ¡Y si los "enemigos principales" desaparecen en algún lugar, entonces lucharán entre ellos (los talibanes con el ISIS)! - Por supuesto, siempre habrá "sinvergüenzas de terceros" que pueden "aprovecharse" fácilmente de esta hipóstasis, tanto la hipóstasis de los talibanes como la hipóstasis de ISIS, ¡sus hipóstasis son casi las mismas!
    - Bueno, - "uso" para lograr sus objetivos !!!
  2. Sergey Latyshev Офлайн Sergey Latyshev
    Sergey Latyshev (Sarga) 11 Septiembre 2022 09: 35
    -2
    Si ahora los propios afganos comenzaron a cortarse entre sí, entonces la partida de los amers suena más lógica.
    Entonces los 2 movimientos de terroristas, prohibidos en nuestro país, pero que viajaron a Moscú, tenían un enemigo externo que los unía.
    Y Amer tuvo que controlar muchas direcciones.

    Y ahora no. cortaos como queráis