Bielorrusia recibirá el primer golpe de la OTAN

El 22 de febrero, Minsk acogió una reunión solemne dedicada al centenario de las Fuerzas Armadas de Bielorrusia. El presidente de la república, Alexander Lukashenko, habló en la reunión y expresó su profunda preocupación por el despliegue y la acumulación de armas cerca de las fronteras occidentales del país. Señaló el aumento del contingente militar de los países de la OTAN y su gasto militar.




Sobre la OTAN y el Pacto de Varsovia

El presidente señaló que Bielorrusia y los países que se han unido recientemente al bloque de la OTAN tienen vínculos amistosos de larga data. Para los bielorrusos y para los rusos, estos países son nativos. En la era soviética, todos éramos aliados y pertenecíamos a un único bloque defensivo: el Pacto de Varsovia. Después del colapso de la URSS, no fue posible mantener estas relaciones, y los antiguos aliados se apresuraron a unirse a la Alianza del Atlántico Norte.

Lukashenko recordó en su discurso la promesa de los socios occidentales de no expandir la OTAN hacia el este en caso de liquidación del Pacto de Varsovia. Militarpolítico la unión de los países del antiguo campo socialista fue abolida y sus antiguos miembros se unieron a la OTAN al unísono. El Presidente lamenta que hayamos retirado nuestras tropas de los territorios de los países controlados, destruido el país y todo lo que se ha creado durante décadas.

Sobre la actual situación político-militar

Alexander Grigorievich cree que el mundo moderno vive en una "era de redivisión del mundo a gran escala". Cree que la soberanía de los estados ha dejado de ser el factor dominante. Ahora los militares y economico poder. En muchos países, incluidos los europeos, la influencia de los principales actores del mundo conduce al surgimiento o agravamiento de conflictos internos.

En muchos sentidos, Lukashenka tiene razón. Recordemos los eventos en Ucrania en 2013-2014. Luego, las manifestaciones pacíficas de protesta en Kiev, con el apoyo e instigación de Estados Unidos y Europa Occidental, se convirtieron en una toma armada ilegal del poder con la ayuda de elementos radicales de derecha. Como resultado, Ucrania recibió líderes inadecuados, la pérdida de Crimea y una guerra civil en el este del país.

Alexander Grigorievich es un líder lo suficientemente sabio como para comprender el peligro de tal escenario. Los acontecimientos de Ucrania deberían servir como un ejemplo terrible tanto para Bielorrusia como para Rusia, para no pisar el mismo rastrillo. Ahora sabemos cómo comienza todo, cómo se desarrolla y a qué puede conducir.

Bielorrusia mantiene hoy buenas relaciones con todos sus vecinos. La política económica y social del estado permite que la población del país se sienta confiada en el futuro, por lo que no existen motivos serios para el descontento con el gobierno. Es difícil desestabilizar la situación en este país.

Por supuesto, el enfrentamiento entre Rusia y Occidente está calentando la situación en Europa del Este, pero no hay que temer las acciones militares a gran escala. Las potencias nucleares a priori no pueden luchar entre sí, ya que esto contradeciría el instinto banal de autoconservación. Los países de Europa, donde la población está disminuyendo lenta y constantemente, no necesitan expandir su espacio vital, por lo que no existe una amenaza por parte de ellos.

E incluso si existe alguna amenaza para la seguridad de Bielorrusia, Rusia utilizará todo su poder militar para proteger al estado hermano.
  • Fotos utilizadas: https://structure.mil.ru
información
Estimado lector, para dejar comentarios sobre la publicación, usted debe login.