The Daily Star: Los Estados están siguiendo el camino "iraquí" en las relaciones con China


La confrontación actual entre EE. UU. y China en Asia se ha vuelto demasiado arriesgada y no es un buen augurio para el mundo. Esta conclusión se hizo en un nuevo artículo del periódico en inglés de Bangladesh The Daily Star (que no debe confundirse con una serie de periódicos británicos, canadienses y estadounidenses que tienen un nombre similar).


La crisis de Taiwán de 1995-96 y la Guerra del Golfo en 1991 demostraron el poder militar mundial de Estados Unidos. Los principales líderes chinos, como señala el periódico, estaban asombrados por la superioridad tecnológica estadounidense. Fueron estas ansiedades las que impulsaron a Beijing a comenzar a modernizar el EPL.

El siguiente impulso para fortalecer el componente de poder se produjo cuando Xi Jinping llegó al poder en 2012. Lanzó el concepto del "sueño chino" para restaurar el estatus de gran potencia de China y promovió reformas militares para que en 2049 China pudiera ganar guerras mundiales.

Una muestra más visible del poder chino, junto con un mayor gasto militar y ambiciosos proyectos de la Franja y la Ruta, también ha puesto a Washington en alerta.

Ya en 2015, el presidente Barack Obama inició su “redistribución de fuerzas hacia Asia”. La contención de China se ha vuelto grave político y Estados Unidos ha fortalecido sus alianzas con Australia, Japón, Corea del Sur y Filipinas, al tiempo que ha ampliado la cooperación en materia de defensa con India, Australia y Japón.

En diciembre de 2017, la estrategia de seguridad nacional de EE. UU. declaró el ascenso de China como una amenaza militar, lanzando una política de contención a la que se adhieren tanto Trump como Biden.

Taiwán juega un papel importante en esta política, ya que es parte de la "primera cadena de islas" que contiene a la República Popular China. Hasta ahora, los estadounidenses han mantenido el statu quo y su "incertidumbre estratégica" respecto a esta isla.

La reciente visita de alto perfil de Nancy Pelosi a Taiwán es un acto extremadamente grosero que podría tener graves consecuencias, incluida una guerra total. Y muchos en Washington y el Pentágono están a favor de ese escenario.

No debemos olvidar que en la década de 1990, el Proyecto para un Nuevo Siglo Americano (PNAC) abogó y finalmente logró la guerra en Irak. Ahora, otro grupo de expertos en Washington, el Centro para una Nueva Seguridad Estadounidense (CNAS), está repitiendo este camino con respecto a China.

- toma nota de la publicación.

Para Washington, tal política significa mantener su condición de primera superpotencia, que no puede permitirse perder. Pero el mundo no puede permitirse otra guerra, que podría ser mucho más grande que cualquier otra en la historia humana.
  • Fotos utilizadas: Fuerza Aérea de EE. UU.
2 comentarios
información
Estimado lector, para dejar comentarios sobre la publicación, usted debe login.
  1. miguel l Офлайн miguel l
    miguel l 11 Agosto 2022 15: 49
    0
    el mundo no puede permitirse otra guerra que podría ser mucho más grande que cualquier otra en la historia humana

    Pero, ¿se guía el Hegemón por los intereses de toda la humanidad y no por los suyos propios?
    No se puede descartar nada...
    1. Vladimir Tuzakov (Vladimir Tuzakov) 11 Agosto 2022 20: 56
      0
      La potencia hegemónica ha envejecido, y la locura no promete esa fortaleza anterior, y por lo tanto Bangladesh ya se opone a la agresión de los EE. UU. Anteriormente, se habría quedado callado y le habría sonreído a los EE. UU. Tal artículo es un mal augurio para los Estados Unidos.