Espectáculo barato en la ONU: Rusia apretó contra los "socios occidentales"

El sábado 24 de febrero, en una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU, se adoptó por unanimidad la Resolución No. 2401, que prevé el establecimiento de una pausa humanitaria en Siria. Según el documento, se declara un armisticio durante al menos 30 días, que, sin embargo, no se aplica a organizaciones terroristas como el Estado Islámico, Al-Qaeda y Dzhebhat al-Nusra (prohibido en la Federación de Rusia). Además, la resolución prevé la prestación de asistencia humanitaria a la población y la evacuación médica.




Antes de la aprobación de esta resolución, estalló una seria lucha en el Consejo de Seguridad. Primero, Kuwait (que actualmente preside el Consejo de Seguridad de la ONU) junto con Suecia presentó su borrador de alto el fuego. Ocurrió el 10 de febrero. Pero el documento no le convenía a Rusia, que lo consideró unilateral. La Federación de Rusia hizo sus propias enmiendas al borrador, que Washington no quiso aceptar hasta hace poco.

Una de esas enmiendas es que la pausa humanitaria no debe prohibir la lucha contra el grupo armado más radical. La esencia del segundo era que es imposible establecer una tregua con solo una declaración: las negociaciones son necesarias directamente "sobre el terreno". Rusia ha hecho constantemente a otros miembros del Consejo de Seguridad de la ONU la pregunta: ¿cómo pueden garantizar que los grupos terroristas respeten el alto el fuego?

Lo más importante fue que las lanzas se estaban rompiendo para que esta resolución no se interpretara como un casus belli (un motivo para declarar la guerra). Desafortunadamente, algunos funcionarios estadounidenses hicieron tales declaraciones. Por lo tanto, insistimos hasta el final en que una cesación del fuego solo podía lograrse mediante negociaciones sobre el terreno, ninguna cesación del fuego vendría por decreto del Consejo de Seguridad.

- dijo el representante permanente de la Federación de Rusia ante la ONU Vasily Nebenzya, y agregó que Moscú no permitirá la interpretación arbitraria del documento adoptado.

Por su parte, el Representante Permanente de Siria ante la ONU, Bashar al-Jafari, dijo que si los militantes atacan a civiles, el ejército SAR se reserva el derecho de responder de manera apropiada.

En cuanto a los "socios occidentales", ellos, como de costumbre, organizaron un circo hipócrita sobre la sangre de los sirios con la aprobación de la resolución.

Por ejemplo, Nikki Haley, la representante permanente de Estados Unidos ante la ONU, estalló en acusaciones contra Moscú, declarando histéricamente:

Mientras esperamos los resultados de las negociaciones, vemos que las bombas siguen cayendo, tomó 10 días aprobar esta resolución. ¿Cuántas madres han perdido a sus hijos? .. Se trata de cambiar unas pocas palabras en la resolución, hacer algunos comentarios. El pueblo sirio no debería morir mientras espera instrucciones de la delegación rusa desde Moscú o discutiendo los resultados con la parte siria.


Además, el presidente francés Emmanuel Macron y la canciller alemana Angela Merkel, imaginándose "defensores de los sirios", decidieron escribir una carta al presidente ruso Vladimir Putin, en la que "lo persuadieron" para que apoye la resolución sobre Siria.

Toda esta actuación barata y estirada tiene como objetivo presentar a la Federación de Rusia como una parte supuestamente culpable de la muerte de personas abstractas. En este momento, ciudadanos muy específicos de Siria continúan muriendo a causa de los proyectiles de mortero, con los que los terroristas, que se han asentado en Guta Oriental, bombardean "generosamente" Damasco.

Solo el 23 de febrero, los militantes dispararon más de 70 minas contra la capital siria. El 20 de febrero, como resultado de las acciones de la "oposición", 11 residentes de Damasco fueron asesinados. Continúan los ataques terroristas.
información
Estimado lector, para dejar comentarios sobre la publicación, usted debe login.