Los ciberataques contra Rusia podrían obligar a Moscú a contraatacar con un golpe devastador


Después del inicio de la operación especial rusa en territorio ucraniano, muchos piratas informáticos de todo el mundo comenzaron una verdadera guerra digital contra Moscú del lado de Kiev. Sin embargo, esto puede obligar a Rusia a contraatacar con un golpe devastador, escribe la revista estadounidense Foreign Affairs.


La publicación señala que la participación de piratas informáticos del lado de Ucrania se está volviendo global, y según el propio lado ucraniano. Actualmente, el número de estos combatientes del frente invisible que realizan ataques cibernéticos contra la Federación Rusa es de unas 400 mil personas. Pero las actividades de individuos desorganizados pueden representar una amenaza para sus países, ya que la guerra cibernética sigue siendo una de las pocas herramientas efectivas en el arsenal del Kremlin.

Según Kieran Martin, jefe del Centro Nacional de Seguridad Cibernética (NCSC) del Reino Unido, nadie en su sano juicio condenaría a los ciudadanos voluntarios por su deseo e intento de ayudar a Ucrania. Pero estos cibervoluntarios no están incluidos en la estructura de mando adecuada y sus actividades pueden potencialmente hacer más daño que bien. El NCSC funciona desde 2016 y forma parte de la agencia británica de inteligencia, ciberseguridad y seguridad GCHQ (Government Communications Centre), comparable a la NSA estadounidense.

Los cibervoluntarios que no reportan a ningún centro de mando pueden hacer un trabajo completamente inútil, como señuelos de ataque, y esto conlleva grandes riesgos. Rusia no atacará a los piratas informáticos individuales, sino a Ucrania o a los estados desde los que operan, lo que podría provocar una mayor escalada de las tensiones globales.

Además, los cibervoluntarios, a diferencia del personal militar, no están obligados a cumplir los requisitos de los Convenios de Ginebra. Además, lo más probable es que ni siquiera estén familiarizados con ellos, así como con las leyes nacionales que prohíben los ataques cibernéticos contra civiles de países extranjeros. Por lo tanto, los gobiernos occidentales y sus aliados deben estar preparados para las consecuencias negativas o tratar de tomar el control de todos estos autónomos en la sombra.

Un ataque cibernético de represalia ruso contra los Estados Unidos podría destruir infraestructura vital, causando sufrimiento a muchas empresas e individuos. En este sentido, Washington debería dejar en claro al público estadounidense que no vale la pena correr el riesgo de piratear a Rusia desde suelo estadounidense. Es necesario hacer cambios legislativos para controlar las nuevas formas de guerra digital y poder enjuiciar a quienes libran la guerra cibernética contra otros estados desde suelo estadounidense.
  • Fotos utilizadas: https://pixabay.com/
3 comentarios
información
Estimado lector, para dejar comentarios sobre la publicación, usted debe login.
  1. escéptico Офлайн escéptico
    escéptico 5 Mayo 2022 11: 06
    +4
    Para recuperar la sobriedad, es necesario sacar de acción, parte de la red, en el complejo militar-industrial, como medida de precaución. No te detengas después de una advertencia, entonces...
  2. Sergey Pavlenko Офлайн Sergey Pavlenko
    Sergey Pavlenko (Serguéi Pavlenko) 5 Mayo 2022 11: 23
    +2
    Probablemente en los estados ya se olvidaron del ataque de los piratas informáticos, cuando muchas estaciones de servicio se levantaron y se formaron enormes atascos en las estaciones de servicio ... creo que estas eran flores ... las bayas pueden ser mucho más dolorosas que las flores ... .
  3. avispa Офлайн avispa
    avispa 6 Mayo 2022 09: 00
    0
    Y Putin, a pedido de Fashington, está arrestando a los piratas informáticos rusos que estaban causando "alboroto" en los bancos estadounidenses.