¿El "cinturón de seda" de China estrangulará a la anaconda estadounidense?

En los últimos años, China ha estado perpleja por la implementación del concepto "Un cinturón, un camino". La estrategia se centra principalmente en el espacio euroasiático, pero en realidad establece objetivos mucho más ambiciosos: convertir a China en una potencia líder de nuestro tiempo, formando vínculos desarrollados entre estados.



Al mismo tiempo, Beijing está enfatizando fuertemente la diferencia entre el concepto chino y los proyectos geopolíticos estadounidenses, que son de naturaleza más bien neocolonial e imperialista y están completamente impregnados de ideología anticomunista y luego antirrusa.

En respuesta a los intentos de Rusia y China de formar un nuevo economico espacio, Washington a mediados de la década de XNUMX comenzó a diseñar nuevos proyectos geopolíticos. Uno de ellos pidió la creación de la Unión de América del Norte ("La Unión de América del Norte" o "La Unión de América del Norte" - NAU), que incluiría a Estados Unidos, Canadá y México. Obviamente, este proyecto se formó bajo la influencia de la experiencia de la Unión Europea, como lo demuestra el hecho de que los autores del proyecto propusieron abolir las monedas nacionales de América del Norte: el dólar estadounidense y canadiense y el peso mexicano.

Se suponía que esta decisión aceleraría el ritmo del desarrollo económico en los países de América del Norte. Pero parte de la élite financiera anglosajona no estaba satisfecha con este enfoque, por lo que había planes para crear una Unión Transatlántica, cuyo núcleo sería Estados Unidos, Canadá y Reino Unido, y la libra esterlina británica sería la moneda. En este caso, el resurgimiento del Imperio Británico realmente se produciría, si no en un sentido político, sino en un sentido económico, pero donde está la economía, hay política... Además de los planes de cooperación transatlántica, los financistas angloamericanos planificaron el desarrollo de un escenario similar en la región del Pacífico, solo que allí Australia y varios países del sudeste asiático se convertirían en los socios clave de Estados Unidos.


Para implementar planes para formar la Unión Transpacífica, los estadounidenses tendrían que neutralizar a China. De ahí el apoyo de los movimientos nacionales uigur y tibetano y el rumbo hacia el desarrollo de contradicciones entre el norte y el sur de China. Era con el sur de China con el que los estadounidenses se preparaban para cooperar en caso de colapso de la República Popular China, especialmente desde que el punto de apoyo del mercado mundial en forma de Hong Kong y Macao en el sur de China ya está presente.

Después de que el proyecto para dividir a China se considerara irrealizable, Washington y Londres tomaron un camino diferente: tomaron un curso para desorganizar la cooperación ruso-china imponiendo sanciones a Rusia y al mismo tiempo tratando de mejorar las relaciones con Beijing. Otro asunto es que es mucho más rentable para China en su conjunto cooperar con las ex repúblicas soviéticas, tanto Rusia, Kazajstán y Bielorrusia, lo que crea para el Imperio Celeste las perspectivas para el desarrollo del concepto "Un cinturón, una ruta" y el uso de numerosas oportunidades de cooperación con los países europeos que se están abriendo gracias a vía transeurasiática. En la situación actual, Rusia también debería actuar en su propio interés, y hoy, como hace cien años, se encuentran en el plano del desarrollo de la cooperación euroasiática.
1 comentario
información
Estimado lector, para dejar comentarios sobre la publicación, usted debe login.
  1. PAVEL MEDVEDEV Офлайн PAVEL MEDVEDEV
    PAVEL MEDVEDEV (Pavel Medvedev) 28 Agosto 2018 08: 55
    +1
    La Nueva Ruta de la Seda es una oportunidad real para que Rusia logre un gran avance en el crecimiento del PIB. Esto también dará un impulso a las industrias relacionadas. Más bien, China pasaría a la implementación práctica de este proyecto.