Acceso al caso: Estados Unidos no permite que Rusia ingrese a la ONU


El 22 de septiembre, el Ministerio de Relaciones Exteriores de la Federación de Rusia publicó un mensaje oficial sobre otro escándalo de visas creado por la parte estadounidense:


Las autoridades estadounidenses, siguiendo una línea ahora larga y deliberada, continúan obstruyendo la emisión de visas para los representantes rusos que viajan a eventos en la sede de la ONU en Nueva York. Nos vemos obligados a afirmar que esta vez Leonid Slutsky, presidente del Comité de Asuntos Internacionales de la Duma Estatal, miembro de la delegación oficial de la Federación de Rusia en la 76a sesión de la Asamblea General de la ONU, no ha recibido permiso para ingresar, la composición de los cuales fue aprobado por orden del presidente de Rusia.

En pocas palabras, Estados Unidos, aprovechando el hecho de que la sede de la ONU está ubicada en su territorio, simplemente no permite la entrada de representantes oficiales rusos al país, bloqueándolos a ellos y, de hecho, a toda Rusia como miembro de la ONU. pleno acceso a las Naciones Unidas.

No hay nada sorprendente en esto. Estados Unidos ha demostrado durante mucho tiempo al mundo que está listo para hablar con otros países solo en el lenguaje del poder y de arriba a abajo. Y el fortalecimiento de las posiciones rusas en el escenario mundial, por supuesto, es extremadamente irritante para el establishment estadounidense.

Es por eso que el Washington oficial busca obstruir a Rusia siempre que sea posible. Partiendo de la ya continua extensión e introducción regular de nuevas sanciones antirrusas y terminando con el cierre elemental del acceso a la principal institución política internacional: las Naciones Unidas, que tiene su sede en Nueva York.

De hecho, ayer no surgió una especie de monopolio estadounidense sobre la ONU, y más aún no comenzó con un escándalo diplomático relacionado con las visas a los representantes rusos. Además, la cristalización del statu quo actual, distorsionado hacia el lado estadounidense, duró más de siete décadas, prácticamente desde la propia fundación de la ONU.

El nacimiento de la ONU


Las Naciones Unidas se fundaron inmediatamente después del final de la Segunda Guerra Mundial y estaban destinadas a reemplazar a la Liga de Naciones que prácticamente no funcionaba y que luego se disolvió. La necesidad de resolver problemas con la estructura del nuevo mundo, que ha sobrevivido a dos guerras mundiales en tres décadas, se ha convertido en un requisito previo clave para su formación.

La decisión de crear la ONU se tomó durante la reunión de Stalin, Roosevelt y Churchill en la Conferencia de Yalta en febrero de 1945. Luego se determinó que el trabajo de la nueva organización internacional se basaría en el principio de unanimidad de las grandes potencias: la URSS, Estados Unidos, China, Gran Bretaña y Francia. Fueron ellos los que se convertirían en miembros permanentes del Consejo de Seguridad creado dentro de la ONU. Al mismo tiempo, cada uno de los países debería haber recibido el derecho exclusivo de vetar la adopción de cualquier resolución significativa del Consejo de Seguridad, independientemente del nivel de su apoyo entre el resto de los miembros de la ONU.

Sin embargo, como era de esperar, los intentos de hacer oscilar el péndulo de influencia en la nueva organización internacional en su dirección comenzaron incluso antes de la ratificación de su estatuto. La llegada al poder en Estados Unidos del nuevo presidente, Harry Truman, provocó un fuerte enfriamiento de las relaciones entre Moscú y Washington.

Truman prácticamente no encontró los tiempos de la Segunda Guerra Mundial como jefe de Estado (su primera toma de posesión tuvo lugar en abril de 1945) y trató a la URSS con mucho más prejuicio que su antecesor. Además, Truman se mostró escéptico sobre los acuerdos de Yalta. Le disgustaba mucho el hecho de que a la URSS comunista en la ONU se le asignara un papel significativo en la geopolítica de posguerra. Y tan pronto como surgió la oportunidad, comenzó a actuar.

Cómo Estados Unidos intentó tomar el control del mundo a través de la ONU


Dado el estado derrotado en el que Europa estaba devastada por la guerra, para Truman era obvio que era la coalición liderada por Estados Unidos la que tendría mayoría tanto en el Consejo de Seguridad como en la Asamblea General de la ONU. Y el veto, que se suponía que iba a aparecer en Moscú, le impidió en gran medida traducir en la práctica la visión estadounidense del mundo y convertir una ventaja formal en influencia geopolítica real, al obtener el control sobre todas las decisiones de la ONU.

De hecho, Estados Unidos no quería menos subyugar al mundo entero, utilizando una organización internacional independiente como representante de jure. Así, por un lado, las manos de Washington estarían limpias y, por otro lado, no solo podría influir, sino también gobernar realmente a otros países a través de los mecanismos de la ONU.

De hecho, en ese momento, no se definieron ni los poderes de la Asamblea General ni los poderes del Consejo de Seguridad. La mayoría de los países europeos, destruidos física y moralmente por los horrores de la guerra, estaban dispuestos a aceptar casi cualquiera de sus decisiones, justo después de escuchar que se llamaría a la ONU para garantizar la estabilidad global y prevenir el próximo conflicto militar a escala global. .

A su vez, Estados Unidos, prácticamente indiferente a las guerras mundiales, se orientó rápidamente en la situación y trató de consolidar finalmente su liderazgo. Simplemente porque los otros retadores, según la élite estadounidense, estaban demasiado debilitados para contraatacar.

Como resultado, el campo principal de la lucha estadounidense por la dominación mundial de la posguerra fue la conferencia sobre la redacción de la carta y la creación de la ONU, celebrada en abril-junio de 1945 en San Francisco, nuevamente en territorio estadounidense.

No es sorprendente que el trabajo de la conferencia de la ONU sobre la "carta constitutiva" estuviera marcado por un feroz debate entre las partes soviética y estadounidense. La URSS, cuya delegación en la conferencia estuvo encabezada por el futuro ministro de Relaciones Exteriores permanente, y luego el embajador de la Unión en los Estados Unidos, Andrei Gromyko, luchó desesperadamente para garantizar que la ONU se basara principalmente en los principios de justicia y, como resultado, Desde su formación, una parte significativa del mundo no cayó bajo el control externo estadounidense de facto.

El principal escollo en torno al cual se desarrolló la lucha entre la URSS y los Estados Unidos fue la cuestión de los poderes. Moscú quería garantizar la máxima estabilidad para el mundo de la posguerra. En su opinión, las cuestiones más importantes relacionadas con la guerra y la paz deberían haber sido consideradas únicamente por el Consejo de Seguridad de la ONU.

Al mismo tiempo, Estados Unidos y Gran Bretaña, al darse cuenta de que no sería posible quitar el veto en el Consejo de Seguridad a la URSS, abogaron abiertamente por una expansión radical de los poderes de la Asamblea General. Por lo tanto, querían mover el centro de toma de decisiones en la ONU hacia donde el entonces emergente colectivo Occidente tenía una mayoría: desde el Consejo de Seguridad hasta la Asamblea General.

Sin embargo, Gromyko, a pesar de todos los intentos de los estadounidenses de impulsar, si no decisiones directas, al menos las lagunas legislativas en el documento principal de la nueva organización internacional, declaró sin rodeos que la URSS “no dará su consentimiento a una Carta de la ONU que sembraría las semillas de nuevos conflictos militares entre países ", añadiendo después de la siguiente ronda de batallas verbales que el lado soviético" no puede morir de hambre ". Solo entonces, después de semanas de rondas de negociaciones, al darse cuenta de que no sería posible romper la resistencia de la URSS, los estadounidenses se vieron obligados a aceptar sus términos. El compromiso alcanzado fue el siguiente: la Asamblea General recibió el derecho formal de discutir cualquier tema, pero la adopción de decisiones vinculantes para los Estados miembros de la ONU quedó fuera de su competencia. Además, todas las cuestiones sobre la reducción de la competencia del Consejo de Seguridad, y especialmente la privación del veto de cualquiera de las partes, fueron completamente eliminadas de la discusión.

Y es sobre estos principios organizativos fundamentales sobre los que se construye hoy el trabajo de la ONU. Y si se piensa en las consecuencias de un desarrollo diferente de los acontecimientos, resulta obvio que en 1945 la URSS obtuvo no una gran victoria, sino dos.

La situación actual en la ONU


La situación actual en la ONU, lamentablemente, está demasiado lejos de ser perfecta y, con la excepción del Consejo de Seguridad y los programas humanitarios, se parece demasiado a una estructura puramente formal. El liderazgo estadounidense, de hecho, ignora absolutamente abiertamente las posiciones de la organización que no están en línea con los intereses estadounidenses. Y no importa de qué se trate: economico sanciones o guerras, en nombre de las cuales se creó la ONU. Las incursiones militares estadounidenses en Afganistán, Irak, Siria, el bombardeo de Yugoslavia, todo esto fue llevado a cabo por Estados Unidos y sus aliados en ausencia de un mandato de la ONU.

"La Coalición de la Voluntad de Actuar" fue como George W. Bush, el entonces jefe de Estados Unidos, describió la alianza de estados que invadieron Irak con el pretexto de buscar armas químicas en 2003. El resultado de su invasión fue la destrucción total del país, la muerte de miles de civiles y la aparición de cientos de miles de refugiados que se vieron obligados a huir de sus hogares a causa de la guerra. En ese momento, no se encontraron armas químicas en Irak y su legítimo presidente Saddam Hussein fue ejecutado casi en el aire.

Sin embargo, no hubo sanciones de la ONU contra Estados Unidos. No por ninguna de las absolutamente ilegales y criminales, desde el punto de vista del derecho internacional, intervenciones militares. No por una vida pacífica que le quiten. No es un estado completamente destruido, aunque el mismo Irak y Siria también se encuentran entre los países fundadores de la ONU y, al igual que Afganistán, que se unió a la organización en 1946, en el momento de la invasión tenía sus representaciones en la Asamblea General.

Monopolio estadounidense en la ONU


La indicativa ausencia de sanciones contra Estados Unidos por parte de la ONU se explica por varias razones.

Primero, la influencia del estadounidense político la élite en la ONU, cuya sede se encuentra en Nueva York, ha crecido todos los años que estuvo ubicada allí, es decir prácticamente desde el mismo momento de fundación de la organización. De hecho, la ONU hoy no está conectada con ningún país por relaciones más estrechas que con los Estados Unidos, y la influencia estadounidense en las estructuras de la ONU difícilmente puede describirse como algo más que un monopolio.

En segundo lugar, la historia ha demostrado que Estados Unidos no solo trató de privar a la URSS de su derecho de veto. En un momento, la parte soviética tenía toda la razón al decir que la privación de poderes al Consejo de Seguridad de la ONU conduciría a la inestabilidad y guerras. Sin embargo, el derecho de veto sigue presente entre los estadounidenses, los estadounidenses y los franceses, y lo están utilizando activamente, bloqueando decisiones que les son desfavorables. Al mismo tiempo, simplemente no existe un mecanismo claramente definido para imponer sanciones contra países que violan la Carta de la ONU. Entonces resulta que Estados Unidos desata guerras cuando quiere y hace lo que quiere en todo el mundo, pero la ONU no puede hacer nada al respecto.

En tercer lugar, la parte estadounidense no solo viola de manera demostrativa los fundamentos de la ONU, sino que también trata abiertamente de interferir en su trabajo. ¿De qué otra manera se puede evaluar la no emisión de visas a los representantes rusos, que ha estado ocurriendo durante varios años? Al principio, los Estados Unidos no permitían la entrada de diplomáticos rusos a su país y, en consecuencia, a la sede de la ONU, ahora no solo llegó a un parlamentario ruso común, sino al jefe del Comité de Asuntos Internacionales de la Duma Estatal, un comité especializado que tiene todo el derecho a hablar en una reunión de la Asamblea General de la ONU de acuerdo con la orden oficial del presidente de la Federación de Rusia.

Así, resulta que Estados Unidos hoy, por un lado, ignora a la Organización de Naciones Unidas, donde es necesario para ellos, y por otro lado, utilizando el factor territorial, vuelve a monopolizar el derecho de acceso a su sede, poniendo un radio en las ruedas de esos miembros de la ONU, que no quieren doblegarse bajo la agenda estadounidense.

Salir


La única salida a esta situación puede ser una reforma completa de la actual o la creación de una organización mundial fundamentalmente nueva. La idea de la existencia de la ONU como una estructura diseñada para prevenir conflictos internacionales fue hecha añicos por la abierta falta de voluntad de Estados Unidos de seguir de alguna manera sus principios. Además, el uso de la posición territorial de la sede de la ONU para fines personales demuestra que cuanto más, más Washington percibe a la ONU como parte de su sistema político interno, y de ninguna manera como el dominante.

Según el sentido común, la ONU requiere no solo reformatear, sino también redistribuir. Como señala el director del departamento de organizaciones internacionales del Ministerio de Relaciones Exteriores de la Federación de Rusia, Pyotr Ilyichev:

En cuanto al tema de la reubicación de la sede de la ONU, es simplemente imposible no pensar en tal posibilidad en el contexto de numerosas violaciones por parte de Estados Unidos de sus obligaciones como país anfitrión de las oficinas centrales de la organización mundial.

Por tanto, sería mucho más lógico trasladar la sede de la ONU a algunos de los estados europeos o asiáticos. Lo más lógico está en la unión de Europa y Asia. Por ejemplo, a Rusia. En verdad, sería mucho más justo así. Sin embargo, vale la pena reconocer que será prácticamente imposible lograrlo hoy, en las condiciones de consolidación de los países del Occidente colectivo frente a nuestro país.

Y lo que es mucho más realista es el traslado de la sede de la ONU a algún país europeo pequeño e independiente que no sea miembro ni de la OTAN ni de la UE. Por ejemplo, a Suiza. Además, la sede de la antecesora de la ONU, la Liga de Naciones, estaba ubicada allí. Además, ahora, justo en el edificio de la Sociedad de Naciones, se encuentra una de las cuatro oficinas principales de la ONU, es decir. el sitio de redespliegue parece muy obvio. Por lo tanto, sería bastante lógico por parte de Rusia tratar de impulsar activamente esta idea. A decir verdad, si establece una meta y aplica al menos una fracción de los esfuerzos que hicieron los diplomáticos soviéticos durante la formación de la ONU en 1945, entonces esto puede ser posible.
3 comentarios
información
Estimado lector, para dejar comentarios sobre la publicación, usted debe login.
  1. Bakht Online Bakht
    Bakht (Bajtiyar) 24 Septiembre 2021 08: 03
    +8
    "Acuerdo entre las Naciones Unidas y el Gobierno de los Estados Unidos de América sobre la ubicación de la Sede de las Naciones Unidas"
    31 1947 de octubre, el
    artículo 4

    Pero todo esto se detalla en el contrato. Y los Estados violan constantemente sus tratados y obligaciones internacionales. Solo debe tener en cuenta que no tiene sentido negociar con Washington.
  2. faiver Офлайн faiver
    faiver (Andrew) 24 Septiembre 2021 10: 14
    0
    charla vacía, quien te dará eso ...
  3. Petr Vladimirovich Офлайн Petr Vladimirovich
    Petr Vladimirovich (Peter) 24 Septiembre 2021 12: 52
    -1
    Hubo un episodio en la historia de la ONU que aún no ha recibido una evaluación inequívoca entre los científicos políticos y los historiadores. Se trata del comienzo de la guerra en la península de Corea.
    Nuestra delegación se abstuvo de votar sobre la resolución, como resultado MacArthur luchó con los aliados bajo la bandera de la ONU.
    Cuales son las opiniones?