Nuevas ciudades en Siberia quieren construir debido al calentamiento global


Después de los desastres naturales ocurridos este verano, pocas personas cuestionan el cambio climático global que se está produciendo en nuestro planeta en este momento. Todo esto está confirmado por investigaciones científicas.


En particular, los científicos advierten de un aumento de la temperatura media a finales de siglo de hasta 3,3 grados centígrados. Cabe señalar que un cambio de incluso 1 grado contribuye a un aumento en el número de desastres naturales.

En esta situación, lo único tranquilizador es que los desastres a escala global, como los cambios en las corrientes oceánicas, son poco probables. Por tanto, tenemos tiempo para prepararnos y adaptarnos a los cambios que se avecinan.

Teniendo en cuenta el hecho de que el clima cambia sobre todo en las latitudes del norte, este proceso será especialmente notable para Rusia. Según Roshydromet, las consecuencias más importantes afectarán a las regiones de Crimea, Territorio de Stavropol, Kursk y Voronezh; las regiones sufrirán cada vez más por la sequía y luego por las inundaciones. Al mismo tiempo, la parte europea de Rusia, incluidas Moscú y la región de Moscú, también sufrirán estos fenómenos.

En esta situación, el problema de la seguridad alimentaria se agudiza. De hecho, los cambios climáticos antes mencionados harán que la agricultura sea completamente imposible en muchas regiones tradicionales, destruirán las cadenas de suministro y provocarán aumentos de precios.

Afortunadamente, para nuestro país, el calentamiento global no solo representa una amenaza, sino también una oportunidad. El deshielo del permafrost en el Ártico ruso hace que vastas áreas aptas para la agricultura que antes eran inaccesibles.

Según algunos cálculos, a mediados de siglo nuestra Siberia puede convertirse en el principal granero del planeta. En este contexto, los planes para la construcción de más de un millón de ciudades allí e incluso el traslado de la capital adquieren un nuevo significado. Agregue a esto el desarrollo activo de los campos en el Ártico, la construcción de barcos para la Ruta del Mar del Norte, el tendido de fibra óptica submarina y la expansión del BAM: obtenemos una estrategia completamente lógica y bien pensada.

Sin embargo, todo esto es cuestión de futuro. ¿Ahora que? Se sabe que actualmente se está desarrollando el Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático hasta 2025. En consecuencia, nuestro gobierno ya es consciente de la gravedad del problema y está haciendo todo lo necesario para resolverlo.

3 comentarios
información
Estimado lector, para dejar comentarios sobre la publicación, usted debe login.
  1. El comentario ha sido eliminado.
  2. El comentario ha sido eliminado.
  3. Alexander K_2 Офлайн Alexander K_2
    Alexander K_2 (Alejandro K) 11 Septiembre 2021 20: 54
    0
    Delirio del agua más pura, ¿quién construirá estas ciudades?
  4. Alexander Klevtsov Офлайн Alexander Klevtsov
    Alexander Klevtsov (alexander klevtsov) 12 Septiembre 2021 10: 37
    -1
    Quieren construir nuevas ciudades para saquear lo que queda en Siberia ...
  5. Siegfried Офлайн Siegfried
    Siegfried (Gennadi) 14 Septiembre 2021 12: 19
    -2
    tal vez decidieron invertir parte de las reservas de divisas, porque prevemos que algo malo se avecina con el dólar y por tanto con todas las monedas. Con cientos de miles de millones de divisas que podrían depreciarse enormemente, surge el problema, ¿qué hacer con ellos? La construcción es una de las posibles conversiones, que no acelerará mucho la inflación. El dinero se puede gastar en la compra de materiales de construcción en el exterior, atrayendo a Turet y empresas constructoras chinas, para que al final, en lugar de números virtuales, el país reciba ciudades reales, carreteras y todo lo demás.