AGM-69 versus S-300: como planeaba Estados Unidos destruir nuestra defensa aérea


Durante la Guerra Fría, Estados Unidos y sus aliados de la OTAN enfrentaron el problema de superar el sistema de defensa aérea profundamente escalonado de la Organización del Pacto de Varsovia, que era el más eficaz del mundo en el territorio de la URSS, escribe la edición estadounidense de Military Watch.


El ejército estadounidense gastó mucho dinero en el desarrollo de medios para penetrar y lanzar ataques nucleares tácticos y estratégicos en territorio soviético. Al mismo tiempo, la URSS invirtió mucho en la constante modernización de su defensa.

A fines de la década de 1970, la URSS adquirió sistemas móviles de defensa aérea S-300 de largo alcance (alcance de hasta 200 km), que complementaron al S-200 estacionario (alcance de hasta 300 km) en servicio. En la década de 1980, se agregaron los sistemas móviles de defensa aérea "Tor-M1" (táctico) y "Buk-M1" de alcance medio.

Al comienzo de la Guerra Fría, Estados Unidos se centró en desplegar una gran cantidad de bombarderos B-70 muy caros, que a gran altura a Mach 3 tenían la oportunidad de penetrar el sistema de defensa aérea soviético. Sin embargo, la URSS desarrolló sistemas de defensa aérea optimizados para orientación a gran altitud.

Hacia el final de la Guerra Fría, Estados Unidos cambió su estrategia. Decidieron crear una gran cantidad de bombarderos supersónicos B-1B Lancer, que llevarían a cabo sus planes a bajas altitudes, donde el rastreo y la neutralización es difícil. Pero el fortalecimiento adicional de la defensa aérea soviética, incluida la introducción de sistemas móviles de defensa aérea y el despliegue de una gran cantidad de MANPADS, dificultó la implementación de estos planes.

El uso de aviones furtivos fue otra oportunidad de nicho estadounidense que tenía potencial. Sin embargo, la estrategia estadounidense más cruda para neutralizar las defensas aéreas soviéticas, pero potencialmente la más efectiva, fue el uso de viejos B-52 armados con armas nucleares tácticas. Se suponía que debían destruir el sistema de defensa aérea del enemigo con ataques masivos y desproporcionados.

El B-52 no era ni supersónico ni discreto, y no podía volar a altitudes ultra bajas y ultra altas. Durante la Guerra de Vietnam, se destruyó una gran cantidad de B-52. Debe tenerse en cuenta que el sistema de defensa aérea allí no era denso y ni siquiera se parecía aproximadamente a la protección del OVD, y más aún a la URSS.

El B-52 estaba equipado con un misil nuclear táctico AGM-69 de ataque de corto alcance (SRAM). Es un misil guiado aerobalístico aire-superficie, que entró en servicio en 1972. En ese momento valía más de $ 0,5 millones. El alcance de su acción era de 160 km, llevaba una ojiva con una capacidad de 17 a 210 kilotones. El peso del cohete era de 1010 kg y la velocidad era de Mach 3,5. Por lo tanto, es incorrecto llamar táctica a esta munición, ya que la bomba Malysh lanzada sobre Hiroshima en 1945 fue de 13-18 kilotones y la bomba Fat Man lanzada sobre Nagasaki fue de 21-25 kilotones.

La falta de precisión del AGM-69 (a 450 m) fue más que compensada por su potencia. Se planeó desplegar una flota aérea de B-52 mejorados. Además, cada uno de los bombarderos llevaría 20 de esos misiles. Un golpe de fuerza inimaginable iba a caer sobre la defensa aérea soviética. Se suponía que los bombarderos B-52G y B-52H atravesarían la defensa aérea, a pesar de las pérdidas. Después de la destrucción de la defensa aérea, tuvieron que ir a la destrucción de las ciudades soviéticas. Los centros industriales fueron su principal objetivo.


En 1993, el misil fue dado de baja, en parte debido a preocupaciones sobre la cuestionable mano de obra. Surgieron sospechas de que las ojivas podrían volverse inestables. Se encontraron grietas en varias partes de los cohetes y sus motores. Por eso es muy bueno que nadie se haya atrevido a usarlos.

En la década de 1980, las capacidades de la defensa aérea de la URSS aumentaron y se volvió muy arriesgado atacar desde cualquier distancia a menos de 500 km. La principal amenaza ahora la plantean los interceptores MiG-31 y sus misiles. Al mismo tiempo, la Rusia postsoviética, a pesar de un fuerte y extenso declive, ha conservado su sector de defensa. Modernizó el S-300 y fortaleció aún más el sistema de defensa aérea.
  • Fotos utilizadas: Sargento Técnico de la USAF. Kit Thompson
2 comentarios
información
Estimado lector, para dejar comentarios sobre la publicación, usted debe login.
  1. Barmaley_2 Офлайн Barmaley_2
    Barmaley_2 (Barmaley) 3 января 2021 20: 45
    +1
    Por eso es muy bueno que nadie se haya atrevido a usarlos.

    - entonces sería completo y universal ... todo
  2. El comentario ha sido eliminado.
  3. Winnie Офлайн Winnie
    Winnie (Vinnie) 6 января 2021 01: 36
    -1
    ¿Y cuál es el problema de superar la defensa aérea rusa? Hay muchas opciones. Aqui esta uno de ellos.