Las armas nucleares estadounidenses se acercan a las fronteras de Rusia


La semana pasada tuvo lugar un hecho muy significativo. Tres bombarderos estratégicos de la Fuerza Aérea de Estados Unidos capaces de portar armas nucleares entraron en el espacio aéreo de Nezalezhnaya y, demostrativamente, con los transpondedores encendidos, sobrevolaron, acompañados por un caza de la Fuerza Aérea de Ucrania, casi hasta la frontera con Crimea. Este gesto del Pentágono podría tener consecuencias de gran alcance.


Debe tenerse en cuenta que esto sucedió en el contexto de la retirada de Estados Unidos del Tratado INF y una total renuencia a extender START III. Washington tiene la intención de invertir fondos colosales en la modernización de su arsenal nuclear. Al mismo tiempo, durante mucho tiempo se ha filtrado información a la prensa de que el Pentágono está considerando la posibilidad de reubicar armas nucleares en Europa del Este, más cerca de las fronteras de Rusia. Hasta ahora, los rumores siguen siendo rumores, pero no hay humo sin fuego.

En Europa, el arsenal nuclear estadounidense se desplegó por primera vez a mediados de la década de XNUMX para contener a la URSS y los países del Pacto de Varsovia. Las armas nucleares tácticas fueron trasladadas al territorio de los miembros de la OTAN, donde presumiblemente podría dirigirse el ataque soviético: Alemania, Bélgica, Holanda, Turquía, Grecia e Italia. Como resultado del estallido de una carrera de armamentos en el Viejo Mundo, el número total de cargas nucleares a principios de los setenta ascendía a más de siete mil.

La distensión internacional se produjo después de la firma del Tratado INF. Para el año 2000, ya había 480 bombas nucleares estadounidenses en Europa y Turquía, que podrían ser utilizadas por la Fuerza Aérea de Estados Unidos y sus aliados. En 2001, comenzó la retirada del arsenal táctico de Grecia y Gran Bretaña, y se redujo seriamente en Alemania. Se cree que hoy quedan unas 150-200 bombas B-61 con una capacidad total de 18 megatones en Alemania, Italia, Bélgica, los Países Bajos y Turquía.

Pero ahora Estados Unidos está alterando constantemente el frágil equilibrio de la seguridad internacional.

Primero, se retiraron unilateralmente del Tratado INF clave.

En segundo lugar, de manera acelerada puso en servicio ojivas nucleares tácticas de baja potencia sobre sus "Tridentes", lo que rebajó radicalmente el umbral de su posible uso.

En tercer lugar, los estadounidenses han desarrollado y probado las bombas nucleares B61-12 con características mejoradas, que pretenden desplegar en una base en Alemania.

Por último, las constantes insinuaciones de Washington de que este arsenal en Europa puede trasladarse hacia el este son obsesivas. El esquema es el siguiente: Estados Unidos, junto con sus aliados, están realizando ejercicios de provocación en la frontera rusa, lo que obliga al Ministerio de Defensa ruso a reaccionar. Cada movimiento de represalia se interpreta en la prensa occidental como "agresión rusa". A esto le siguen declaraciones quejumbrosas de que el contingente de la OTAN existente en los países bálticos no es suficiente para detener a los rusos.

El despliegue de armas nucleares tácticas en países de Europa del Este será un resultado natural de tal campaña de propaganda. A juzgar por el reciente "vuelo" del B-52, puede aparecer incluso en Ucrania a medio plazo.
1 comentario
información
Estimado lector, para dejar comentarios sobre la publicación, usted debe login.
  1. Dmitry S. Офлайн Dmitry S.
    Dmitry S. (Dmitry Sanin) 17 Septiembre 2020 12: 28
    0
    Pintura al óleo: en un huracán, un ucraniano borracho duerme sobre moscovitas juramentados, sentado sobre una bomba nuclear y tocando una marcha nacional sin pretensiones con una botella medio vacía en el cuerpo ...