Estados Unidos quiere imponer un conflicto militar a Japón


El pacifismo que se impuso a Japón después de la Segunda Guerra Mundial ahora obstaculiza al propio Estados Unidos en su politica, escribe la revista estadounidense Foreign Policy. Los isleños amantes de la paz no quieren participar en conflictos militares bajo los auspicios de un aliado en el extranjero. Sin embargo, quieren obligarlos a hacerlo.


El artículo señala que los estadounidenses se dieron cuenta de la falacia de su posición inicial sobre "pacificar" a Japón apenas unos años después de la guerra. Incluso entonces, lograron que Tokio creara las Fuerzas de Autodefensa en lugar del Ejército Imperial disuelto. Hoy, los estadounidenses no sólo no se oponen, sino que están a favor del rearme temprano de Japón. Sin embargo, la sociedad y varios políticos están tranquilos con esta idea.

El pacifismo de la posguerra de Japón sigue siendo un problema tanto para el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, como para el primer ministro japonés, Shinzo Abe. Trump quiere que los aliados gasten más dinero en defensa, ayudando a Estados Unidos a mantener la superioridad militar que ha tenido en el Pacífico desde 1943. Abe, en respuesta a estas aspiraciones, trató de repensar las disposiciones constitucionales para ampliar la capacidad de Japón de "autodefensa colectiva".

- Se dice en la publicación.

Las administraciones de Barack Obama y Donald Trump supuestamente ya han expresado su preocupación por la lentitud de la modernización militar de Japón. Las tensiones entre los dos países ya han aumentado desde que Tokio se negó a albergar misiles estadounidenses y suspendió el despliegue del sistema de defensa antimisiles Aegis Ashore, que podría neutralizar un ataque norcoreano.

Algunos expertos creen que la lenta modernización militar de Japón le beneficia a China. La inercia pacifista es demasiado grande porque el público no comprende con qué rapidez está cambiando la situación en el estado insular.

Japón tradicionalmente gasta el 1% del PIB en defensa, un nivel no oficial establecido hace varias décadas, e incluso el primer ministro Abe no pudo cambiar esta posición. A modo de comparación, los países de la OTAN gastarán el doble, y los Estados Unidos, tres veces más en términos porcentuales.

Sin embargo, se espera que la presión de Estados Unidos obligue a Japón a abandonar el pacifismo que Estados Unidos una vez impuso. Es importante para los estados que el aliado no solo pueda defenderse de ataques externos. También necesita poder brindar asistencia a Washington en regiones remotas, como el Mar de China Meridional o el Océano Índico.
  • Fotos utilizadas: Fuerza de Autodefensa Marítima de Japón
información
Estimado lector, para dejar comentarios sobre la publicación, usted debe login.