Pronóstico "caliente": el verano traerá el clima de Sochi a los moscovitas


Se acercan las vacaciones de mayo, cuando muchos rusos, cansados ​​del "autoaislamiento", se adentrarán en la naturaleza para hacer barbacoas y los jardineros llevarán las plántulas a sus áreas suburbanas. Según todos los pronósticos, el próximo verano puede establecer nuevos récords de temperatura, convirtiéndose en el más caluroso registrado. Esto amenaza al país con sequías, malas cosechas, incendios forestales y un mayor estrés sanitario.


Sin embargo, como dicen, hay un lado positivo. Ya hay sugerencias de que la pandemia de coronavirus en la calurosa temporada de verano podría retroceder más rápido de lo esperado. ¿Cuáles son las razones para creerlo?

El hecho de que todo vaya a un verano anormalmente cálido, te detallamos dicho antes... La temperatura del planeta está aumentando perceptiblemente; Enero, febrero y marzo de 2020 mostraron valores récord y cercanos a ellos. Debido a la pequeña cantidad de nieve en invierno en muchas regiones, el suelo experimenta un déficit de humedad, lo que crea las condiciones previas para la sequía y la pérdida de cosechas, así como los incendios de bosques y estepas. Además, los oceanógrafos advierten que el riesgo de un fenómeno como El Niño es alto: las aguas ecuatoriales del Océano Pacífico pueden liberar una gran cantidad de energía térmica a la atmósfera a la vez.

Sobre todo, en tal situación, las megaciudades multimillonarias sufren, convirtiéndose en un "hormiguero" humano humeante, cuyos habitantes, en su mayor parte, no tienen la oportunidad de escapar a ninguna parte y permanecer, sufriendo de smog y calor. Baste recordar lo que sucedió en 2010 en Moscú y las ciudades de la región de Moscú. Luego, los bosques y las turberas se quemaron gravemente, la capital del país se nubló con humo y neblina durante varias semanas. Hay casos en que las personas murieron, literalmente asfixiadas mientras dormían debido a una situación ambiental que se deterioró considerablemente. Además, los núcleos y los pacientes hipertensos, las personas murieron por insolaciones.

El verano de 2010 también fue ligeramente mejor en la capital del norte, según el Centro Hidrometeorológico local:

El 7 de agosto, se alcanzó la temperatura máxima absoluta del aire, registrada en San Petersburgo durante todo el tiempo de observaciones instrumentales del clima: 37,1 grados. El récord anterior, 35,3 grados, establecido en julio, no duró ni un mes. El 8 de agosto se volvió a sobrepasar el máximo de esta jornada, celebrada desde 1972. El termómetro marcó 33,7 grados ese día.

No acostumbrados al calor, los residentes de San Petersburgo compararon el aire de la ciudad con "aceite hirviendo". Existe el riesgo de que hoy, 10 años después, todo vuelva a suceder. Según los pronosticadores, el verano será muy inestable: el clima, por ejemplo, en Rusia Central puede saltar rápidamente de verano a otoño y viceversa. La primavera en la región de Moscú llegará tarde: "mayo" durará en la capital hasta mediados de junio, quizás incluso más. Se espera que el clima sea lluvioso y ventoso, la temperatura promedio será de 15-17 grados. A mediados de mes hará calor, el termómetro alcanzará más 30 grados Celsius durante el día y 17 por la noche.

El próximo verano bien puede repetir los récords de 2010.

A principios de junio, los meteorólogos prometen a los moscovitas y residentes de la región una "alineación primaveral": durante el día, la temperatura del aire en promedio no superará los 16-19 grados, con solo pequeñas subidas de hasta 27 grados. A partir de mediados de mes llegará un calor inusual a la región de la capital. Los meteorólogos hablan de unos 30 grados sobre cero, como en Sochi.

Julio y agosto tampoco auguran nada bueno para los moscovitas. Las temperaturas diurnas consistentemente por encima de los 30 grados Celsius se volverán comunes en estos meses. En una megalópolis, ese calor no será fácil, especialmente para las personas mayores. En este contexto, el riesgo de quemar turberas cerca de Moscú se multiplica.

Uno de los dudosos beneficios de la pandemia de coronavirus es que la mayoría de la población ahora tiene máscaras médicas disponibles que pueden aliviar parcialmente la inhalación del smog y el olor a quemado en el aire. Por cierto, con su ayuda, los moscovitas escaparon hace 10 años. Hay otro bien noticias... Existe la posibilidad de que la llegada de la temporada cálida ayude a detener la propagación del COVID-19. Durante mucho tiempo se ha observado que en verano los "resfriados" se llevan menos vidas que en invierno. Al mismo tiempo, disminuye el número de personas que una persona infectada puede infectar. Hay una serie de hipótesis que intentan encontrar una explicación para esto.

Según uno de ellos, la luz ultravioleta reduce la actividad de los virus, también ayuda en el verano a producir más vitamina D en el organismo, aumentando la inmunidad. Otra hipótesis explica la disminución de la escala de las epidemias en verano por el hecho de que las personas pasan menos tiempo hacinadas en interiores, por ejemplo, los niños en la escuela o los estudiantes en la universidad, donde pueden infectarse más fácilmente en invierno y transmitir la enfermedad a otros miembros de la familia, etc. Se han realizado estudios en cobayas, lo que confirma que algunos virus estacionales mueren más rápido en aire cálido y húmedo. A una temperatura de más 20 grados Celsius, la infección ocurre con una probabilidad de 50% menos que a una temperatura de más 5 grados. Se observó que a bajas temperaturas los conejillos de indias experimentales seguían siendo potencialmente infecciosos por más tiempo.

Estas hipótesis tienen sus fortalezas y debilidades, pero todas se basan en el hecho de que la actividad de las epidemias disminuye notablemente en verano. Lo cual es muy deseable para que el coronavirus se controle más rápido y el planeta comience a volver a la vida plena.
información
Estimado lector, para dejar comentarios sobre la publicación, usted debe login.