Adicto: Europa no irá a ningún lado del gas ruso

Puede parecer increíble, pero a pesar de toda la presión internacional sobre las exportaciones de gas ruso a Europa, Gazprom está estableciendo récord tras récord en el suministro de gas. En los primeros 4 meses de 2018, la empresa rusa aumentó el volumen de gas bombeado a 70,3 mil millones de metros cúbicos. Los expertos creen que a finales de año el monopolio ruso del gas podrá alcanzar el nivel de 200 mil millones de metros cúbicos por primera vez en su historia.




La naturaleza misma favorece a Gazprom. El campo de gas más grande de la Unión Europea, ubicado en Groningen, Países Bajos, se ve obligado a cerrar por las autoridades locales. La razón de esto son los fuertes terremotos, que comenzaron debido a la contracción del suelo provocada por grandes volúmenes de producción de gas natural. Por primera vez, la provincia de Groningen se estremeció en 2012. Luego, un terremoto con una magnitud de 3,6 dañó más de 30 edificios. Después de eso, la producción comenzó a disminuir drásticamente, pero los terremotos no se detuvieron.

En enero de 2018, hubo un impulso de magnitud 3,4, y en febrero, toda una serie de 1,5 en la escala de Richter. Para 2022, la producción de "combustible azul" holandés en el campo de Groningen se reducirá a la mitad y para 2030 se detendrá por completo. Las autoridades holandesas están transformando la infraestructura para utilizar combustible importado. ¿Es de extrañar que el crecimiento del suministro de gas de Rusia al país de los tulipanes haya crecido un 94% desde principios de año?

El clima también ayudó a Gazprom. Debido a un comienzo de año inusualmente frío en Europa, el nivel de reservas de gas en las instalaciones de almacenamiento está en un mínimo histórico, de solo 27,5 mil millones de metros cúbicos. En este contexto, los suministros de "combustible azul" de Noruega disminuyeron debido a las reparaciones en el sistema de transmisión de gas. En el sur de Europa, Italia enfrentó problemas con los suministros de Libia y Argelia por razones técnicas y económicas. No es de extrañar que Austria agregó un 76% al volumen de suministros rusos, mientras que Alemania, un 12%.

La Unión Europea podría empezar a cubrir sus brechas energéticas suministrando gas natural licuado más caro de Asia y, pronto, de los Estados Unidos de América. Sin embargo, los suministros de GNL de Asia son económicamente viables solo en verano, debido al rechazo de la "prima asiática", y la infraestructura estadounidense aún no está lista para la exportación a gran escala. Además, el sector energético europeo puede verse obligado a volver a recurrir al uso de carbón natural no ecológico.

Dada esta coyuntura, el permiso de Alemania para construir el gasoducto Nord Stream-2 parece muy oportuno y razonable.
información
Estimado lector, para dejar comentarios sobre la publicación, usted debe login.